Miguel Palomo

 

Escritor, dramaturgo y músico.

 Miguel, hermano de Benjamín Palomo Nació en el Barrio San Jacinto, San salvador. El 31 de agosto de 1956, en el seno de una familia humilde, su padre fue Octavio Modesto Juárez, quien fue alcalde de Alegría y oficinista municipal, (de grata recordación), y su madre Rosa de Jesús Palomo de oficios domésticos, (vive actualmente). Los años de infancia del poeta, los vivió en la ciudad de Alegría, Departamento de Usulután, pueblo natal de sus padres.
Realizó sus estudios en la escuela Urbana Mixta Alberto Masferrer y su Plan Básico lo realizó en el colegio Seminario San Vicente de Paúl de la misma ciudad.

En los años 70 el escritor se trasladó a la capital de San Salvador donde realizó sus estudios de Bachillerato gracias a una beca que le otorgó el estado en el Centro Nacional de Artes donde se graduó de Bachiller en Artes en la especialidad de “Teatrología”. Concluídos sus estudios, viajó a la ex-Unión Soviética a estudiar dramaturgia en la universidad Patricio Lubumba, becado por el Comité de la Juventud Comunista. Estudios que no concluyó. Realizó durante su estadía en Europa varios estudios y talleres de formación teatral, así mismo aprovechó, para continuar su obra poética. La primera parte de su libro inédito “Fin del hombre bélico” la escribió durante esos años mientras se encontraba en Madrid.

En 1975 regresa a El Salvador y se incorpora como guionista de programas en la Televisión Educativa donde labora durante 10 años creando programas como “Gente Jóven” que aún se transmite en canal 10 en formato diferente.
En 1985 viaja a Nicaragua, donde se alista en el Ejército Sandinista, donde participó en las luchas de éste frente a la contra- nicaragüense.
En 1988 regresa nuevamente a El Salvador, en medio del conflicto armado, (auxiliado por su hermano Benjamín), donde es capturado por el ejército de El Salvador y acusado de ser un comunista y enjuiciado como un preso político donde permaneció detenido durante seis meses.
En ese año es liberado, pero el poeta nunca dejó de escribir, lo hacía todo el tiempo, prisionero y en libertad en papeles, al reverso de las facturas, en viejas máquinas de papel, en viejos cuadernos que nunca le faltaban en su mochila, en centros de rehabilitación testifico que Octavio, casi nunca se sentaba para escribir siempre lo hizo en su eterna caminata que nunca paró hasta el final de su vida.

La excelente obra que nos dejó el poeta Miguel Octavio Juárez Palomo a quien le encantaba que lo llamaran “Miguel Palomo”, toda quedó inédita en pequeños cuadernos de los que utilizan los niños que van a los primeros grados cuando empiezan a leer. Casi nunca repicaba campanas para anunciar que había terminado sus obras como comúnmente lo hacen los poetas, poetizas y escritores intelectuales escandalosos que andan en búsqueda de la fama. El escritor Miguel Palomo siempre fue humilde, callado observador, lector obsesivo, se devoraba los libros como devoraba sus alimentos cotidianos, investigador y critico. Octavio dividió su vida en dos personalidades, tanto que muchos de los amigos y compañeros cercanos que lo conocían se sorprendían mucho cuando leían o se enteraban de un premio literario, porque nunca hablaba sobre su que-hacer de escritor.

El poeta falleció en un accidente automovilístico en el Centro de la Capital el 31 de agosto de 2007 en el MQ del ISSS, San Salvador.

Una Respuesta en “Miguel Palomo”

  1. benjamin
    octubre 27th, 2011 el 6:39 pm

    Si en este sitio estaremos publicando todos sus poemas. Tío Benjamin

Deja una respuesta