Trayectoria del Grupo de Investigación Cultural TALTICPAC

 

 Benjamín palomo ejecutando una flauta maya verdadera de 1200  años de antiguedad

Los Inicios

Los inicios académicos de este proyecto musical, que hoy posiciona sus discos en tiendas de prestigio internacional como Tower Records, se ubican en una escena de inestabilidad política en el año 1987. Una época plagada de matanzas, injusticias e incomprensión social en donde los arqueólogos y musicólogos autodidactas, Benjamín Palomo y Ricardo Funes , deciden explorar de manera propia los orígenes del náhuat, la arqueología y la musicología de nuestro país El Salvador.
Poco después, y tras un encuentro entre Funes y Palomo, con Carlos López Guillen, Talticpac surge como un taller de investigadores que estudiaban el idioma nahuatl.
“Cada quien por su lado empezó a poner lo que sabía” recuerda Palomo al relatar aspectos que caracterizaron sus inicios en esta agrupación cultural. En un principio sus esfuerzos se centraron en descifrar la lengua nahuatl, pero más tarde, optaron por fusionar el estudio de las piezas prehispánicas y los sonidos del pueblo, en una sola iniciativa.
Al poco tiempo, la época en la que las fuerzas de izquierda tomaron por asalto la capital de El Salvador, San Salvador, mejor conocida como La Ofensiva del 89 , marcó el amanecer artístico de este grupo musical. Al respecto, Palomo señala: “No íbamos a ser arqueólogos, no íbamos a ser nahuablantes…”. “Había que devolverle el sonido a la madre tierra” completa.
Fue esta misma época la que no sólo los depuró como grupo, sino que también les unió como Manuhuan, hermanos, título con que en nahuatl, denominaron a su primer canción, que narra la impotencia que sentían tras huir de sus hogares por pertenecer a organizaciones opuestas al modo de pensar del gobierno de aquel entonces.

Marca Registrada
Sus Ne’Cuigas o instrumentos musicales, como se les denomina en lengua Nahuatl, se han transformado no sólo en su distintivo, sino también en una marca registrada por el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA), como medida de seguridad para proteger el producto de toda una vida de búsqueda entre cada ciudad, cantón o casa por la que transitaran.
Una vez con los instrumentos adecuados para sus planes, al grupo le nació la necesidad de descubrir lo que después consideraron firmemente como la verdadera música de El Salvador.
Despojándose, en acto detectivesco, de las versiones oficiales acerca de la identidad cultural y de folklore, los miembros de Talticpac descompusieron, pieza por pieza, y nota por nota, partituras de canciones como El Carbonero, de Pancho Lara, entre otras, para buscar los sonidos puros de esta tierra, como parte de su investigación.

Larga trayectoria
Esta agrupación se compone actualmente por su director, Benjamín Palomo, en la guitarra, bajo, percusión y flautas prehispánicas; su hermano biológico, Orlando Palomo, bajos, requinto y percusión menor; Carlos Sánchez, baterías y percusión. Por último, también lo compone Mauricio López Guillén, en las flautas prehispánicas, voces y percusión.
Su producción musical comprende: Talticpac de El Salvador , Flautas Mayas Ahora y la Ciudad.
Portugal, Estados Unidos y Honduras, son algunos de los países visitados, y que forman parte del historial musical de esta agrupación, que a través de varias giras por suelo nacional y extranjero, ha fusionado guitarras eléctricas, afinadores electrónicos, y micrófonos de alta sensibilidad, con la potencia que sólo el barro, la madera y la naturaleza pueden ofrecer.

Deja una respuesta